¿POR QUÉ MUCHOS PROYECTOS NO SUPERAN EL PRIMER AÑO?


No existe una respuesta fácil ni única para esta pregunta, pero es cierto que los proyectos, muchas veces, no alcanzan el éxito esperado por falta de planificación inicial. Intentaré exponer algunas conclusiones a las que he podido llegar a lo largo de mi experiencia profesional, donde analizaré algunas cuestiones importantes a analizar antes de emprender y que no garantizan pero sí pueden ayudar a conseguir el éxito del proyecto si se plantean con anterioridad al inicio del mismo.

Cuando pensamos en emprender nos ilusionamos y visualizamos nuestro proyecto, pero cuando llega el momento de empezar a ponerlo en marcha se plantean cuestiones que no teníamos previstas:

1º. ¿Sólo o con socios?

Una cuestión importante es si vamos a emprender solos o nos vamos a asociar.

Como cualquier punto a analizar tiene sus pros y sus contras.

Dependiendo del tipo de negocio y de nuestro perfil profesional lo podremos hacer solos o bien tendremos que buscar quien nos acompañe en nuestro proyecto de emprendimiento.

Si buscamos socios podrán ser socios trabajadores que tengan un perfil técnico que nos complementen o socios inversores que aporten el capital inicial necesario para comenzar con nuestro proyecto. Dependerá de tu perfil profesional y del tipo de negocio que quieras emprender.

O buscas socios trabajadores que complementen tu perfil profesional o buscas socios inversiones y con el capital aportado contratas profesionales en aquellas áreas donde no estés especializado. 

Sin duda, formar equipo con buenos profesionales es importante dado que puede generar muchas sinergias pero también nos pueden ocasionar muchos problemas.

Conclusión, si te vas a asociar elige bien a tus socios.

Al final todos somos personas y cada persona es un mundo. Deberás asociarte con aquellas personas que compartan tu idea de negocio, que estén dispuestas a involucrarse en la misma medida, y sobre todo es necesario tener una o varias conversaciones sinceras aclarando de qué se va a encargar cada uno. Para regular todos estos puntos, entre otros, es importante el pacto de socios, figura que se está extendiendo mucho últimamente y que intenta definir y concretar aquello que no está pactado en Estatutos y que afecta a la relación entre los socios.

En el pacto de socios se tendrán que concretar conceptos importantes como:
– Dedicación
– Exclusividad
– Funciones
– Sueldos
– Pacto de recompra
– ¿Quién elige el equipo?

Muchas veces pensamos que con los Estatutos es suficiente, pero no… Los Estatutos definen el régimen interno de funcionamiento de la sociedad acorde a la normativa mercantil, pero hay otros muchos matices que no afectan al cumplimiento normativo, pero sí al funcionamiento interno de la sociedad y que se pueden regular en un pacto de socios.

2º.- Si elegimos socios, ¿cómo repartimos los porcentajes de participación?

Cuestión también importante dado que el % de participación es una cuestión crucial a la hora de la toma de decisiones y no exista un consenso inicial:

  • Si existen dos socios al 50% es cuestión de sentarse y, o bien se bloquea la decisión, o bien alguno tiene que convencer al otro. También se puede fijar la participación en un 60%-40% ó 51%-49%, lo cual impediría situaciones de bloqueo en toma de decisiones.
  • Si existen tres socios al 33% lo peor que puede ocurrir es 2 contra 1.

3º. Aunque haya socios siempre es importante que haya un líder que sea el que dirige el negocio, alguien que sea el alma del proyecto.

No todos los socios sirven para ser líderes; el liderazgo es algo innato… aunque haya muchos cursos que se publicitan con el objetivo de “aprende a ser líder”, en mi opinión, el liderazgo no se aprende…

Un buen líder debe generar confianza en el equipo, asumir responsabilidades y ser el ejemplo a seguir.




 

4º. Plan de negocio o Business Plan.

Importantísimo. Muchas veces el entusiasmo o las ganas de poner en marcha nuestro negocio, nos impulsan a hacerlo cuanto antes. Es preferible tardar un poco más, pero tenerlo muy bien definido.

La realización de un plan de negocio o business plan básicamente implica, entre otros aspectos, la traducción a números de nuestra idea de negocio. Es algo muy importante dado que para su elaboración nos obligaremos a plantearnos cuestiones y tomar decisiones a las que tarde o temprano nos tendremos que enfrentar y es preferible que todas esas dudas surjan antes de comenzar con nuestro proyecto que cuando el proyecto ya está en marcha.

5º. Modelo de negocio.

En cualquier proyecto que queramos llevar a cabo se puede aplicar diferentes modelos de negocio. Desde un portátil y un teléfono móvil, hasta una oficina en una de las zonas más exclusivas de la localidad donde estemos. Hay que definir bien cómo queremos comenzar y ello dependerá de la inversión inicial de la que dispongamos o del capital que podamos conseguir.

6º. ¿Qué inversión inicial necesitaremos?

Tanto si emprendemos de forma autónoma como si lo hacemos a través de una sociedad deberemos hacer estimaciones y comprobar si contamos con el capital necesario para sufragar las inversiones y los gastos necesarios hasta que nuestro proyecto empiece a generar ingresos.

En el caso de sociedades, un error muy habitual, es pensar en el capital mínimo legal para constituir una sociedad y olvidarse del período desde la constitución hasta que la sociedad comience a generar ingresos por si misma.

Tendremos que calcular qué inversiones y gastos habrá que soportar hasta que el proyecto comience a generar cash. Es decir, cuál es la cantidad mínima necesaria de tesorería hasta que el proyecto se pueda mantener por si mismo. Es una cuestión muy importante. Una vez calculada, tendremos que ver cómo obtener esos fondos, ¿disponemos de capital suficiente o tendremos que buscar financiación?

7º. Búsqueda de capital.

Directamente relacionado con los puntos anteriores. Para poder convencer a inversionistas tendremos que vender nuestro proyecto y para ello, nada mejor que todos los números introducidos en el Business Plan estén estudiados y el emprendedor pueda defenderlos ante cualquier posible pregunta del inversor.

8º. Cash-Flow.

Hay una idea básica una cosa es facturar y otra cobrar. El cash-flow es una herramienta básica que debería ser lo primero a analizar por cualquier Director Financiero al comenzar el día. El emprendedor no es diferente y es algo que no debe descuidar. Es importante vender y facturar, pero también cobrar. De nada sirve firmar contratos importantes si después hay demoras en los cobros y ello produce que se retrasen los pagos.

9º.- Mercado en el que se quiere emprender.

Es necesario conocer muy bien el mercado en el que nos queremos introducir y fijar una estrategia para crearnos un hueco en el mismo. 

¿Qué estrategia utilizaremos? 

  • Liderazgo en costes
  • Diferenciación de producto

10º. Equipo.

Importantísimo. Si el proyecto sale adelante, el equipo tendrá que crecer y es muy importante elegir un equipo que encaje en el objeto del proyecto y que se adapte al equipo existente en ese momento.
Sin un buen equipo, todo lo conseguido se puede perder en un breve espacio de tiempo.

11º. Otro factor no menos importante es analizar cómo va a afectar a tu vida personal el emprendimiento.

Hay que tener claro que los comienzos exigirán mucha dedicación… ¿Está tu entorno más cercano preparado para ello? ¿Familia? ¿Amigos?… Entenderán el tiempo que dedicarás a tu proyecto.

Como verás son muchas cuestiones a analizar y relacionadas entre sí. Las cuestiones aquí planteadas no constituyen una lista cerrada sino que podrían ampliarse con multitud de preguntas e inquietudes, pero bajo mi humilde punto de vista es mejor dedicar tiempo a definir nuestro proyecto antes de ponerlo en marcha, que hacerlo de forma rápida y que el proyecto se quede por el camino.

Si necesitas que te ayudemos con los pasos iniciales de tu proyecto puedes ponerte en contacto con nosotros.

Si tienes cualquier duda o quieres comentar al respecto, puedes dejar tu comentario a continuación y trataremos de darle respuesta.

www.rbasesoria-madrid.com
info@rbasesoria-madrid.com

José Abascal 44 – 4º. 28003 – Madrid.

T. 91 395 28 89

                                                             Si te ha resultado de utilidad, por favor, compártelo 🙂