¿POR QUÉ HACIENDA DEVUELVE DINERO A ALGUNOS CONTRIBUYENTES?

renta

Estamos en plena campaña de Renta y la pregunta que se hacen la mayoría de los contribuyentes es ¿tendré que pagar o me saldrá a devolver? ¿de qué depende que me devuelvan o no?

Este es un tema del que se podría escribir largo y tendido… Este artículo está destinado a todos aquellos que no entienden muy bien cómo funciona el IRPF e intentaré explicarlo en términos muy sencillos.

Hay una idea básica que tenemos que tener clara: Hacienda nunca va a devolver a un contribuyente más dinero del que éste, previamente, haya ingresado.

El IRPF es un impuesto que graba la renta obtenida por las personas físicas. Aunque el período voluntario de presentación dura unos meses al año, no quiere decir que la cuota correspondiente a este impuesto se pague ahora. Hacienda se financia durante todo el año y cuando presentamos nuestra liquidación del IRPF, calcula lo que ya hemos ingresado y lo que deberíamos de ingresar según nuestros ingresos.

A la hora de calcular o liquidar el IRPF cada ingreso que recibe el contribuyente se clasifica en alguno de los siguientes tipos de rendimiento:

  • Rendimientos del Trabajo
  • Rendimientos del Capital Mobiliario
  • Rendimientos del Capital Inmobiliario
  • Ganancias o Pérdidas patrimoniales
  • Rendimientos de Actividades Económicas
  • Imputación de Rentas

Cada rendimiento tiene un esquema de liquidación diferente, es decir, cada renta tiene sus gastos deducibles, reducciones,… Por lo tanto, dependiendo del origen de la renta del contribuyente el esquema de liquidación será diferente para cada uno.

Pues bien, durante el ejercicio y dependiendo del tipo de renta que obtenga cada contribuyente, Hacienda se encarga de que pague una cantidad a cuenta de la liquidación del IRPF, por ejemplo:

  • Si eres trabajador asalariado con contrato laboral, verás que en tu nómina, al final del todo, aparece un % de retención de IRPF. Esa cantidad es la que mensualmente te retiene tu empresa y ésta la ingresará en Hacienda a cuenta de la cantidad que tienes que pagar cuando hagas tu declaración del IRPF.
  • Si tienes dinero en tu banco y éste te paga intereses, en la liquidación que te realice te abonará los intereses menos un % de retención de IRPF que el banco se encargará de ingresar en Hacienda a cuenta de tu liquidación del IRPF.
  • Si tienes un local alquilado el arrendatario a la hora de abonarte el alquiler te retendrá un % de retención de IRPF que se encargará de ingresar en Hacienda a cuenta de tu liquidación del IRPF.
  • Y así sucesivamente…,

El sistema de liquidación está montado para que a lo largo del año de las rentas que percibas un % se ingrese en Hacienda.

Cuando llega el momento de presentar la liquidación del IRPF, durante la campaña de renta, se sumarán todas las rentas que has obtenido menos los gastos deducibles y se aplicarán reducciones, deducciones e incentivos fiscales a los que tengas derecho y, al final, se calculará una cuota resultante de la declaración.

Del resultado de tu liquidación, la cuota a pagar, se restarán todas esas cantidades que te han ido reteniendo a lo largo del año. Si la cantidad a pagar es, por ejemplo, 100 € y la suma de lo retenido durante el año es 120 €, el resultado de tu liquidación del IRPF será negativa y Hacienda tendrá que devolverte 20 €. Sin embargo, si la cantidad a pagar es, por ejemplo 150 €  y la suma de lo retenido durante el año es 120, el resultado de tu liquidación del IRPF será positiva y tendrás que ingresar 30 € en Hacienda.

Por lo tanto, cuando hacienda devuelve dinero, significa que durante el año has ingresado en Hacienda más dinero del que te corresponde en función de tu nivel de ingresos y la AEAT te lo devuelve.

Aquí es donde hay que tener cuidado, Hacienda siempre que “facilita” los trámites para realizar la declaración del IRPF lo va a hacer en su favor. Es decir, hay determinadas deducciones, reducciones, gastos deducibles, que es el propio contribuyente el que tiene que incluir a la hora de hacer la liquidación definitiva de su IRPF. Por regla general, Hacienda tiene muy controlados los ingresos por los que cada contribuyente tiene que tributar, pero no los incentivos fiscales  a los que tiene derecho.

Por eso es aconsejable, acudir a un asesor de confianza que te ayude a revisar la liquidación del IRPF. Nunca hay que creerse los datos que Hacienda facilita, siempre es recomendable revisarlos  y comprobar si tienes derecho a alguna reducción, deducción, gasto deducible, etc. que Hacienda, en algunas ocasiones, no incluye en los datos fiscales que facilita.

Por mi experiencia profesional, siempre que Hacienda hace algún trámite para “facilitar” la presentación del IRPF, lo hace pensando exclusivamente en su afán recaudatorio, aunque mediante su campaña de marketing intente hacer creer lo contrario al contribuyente.

Es recomendable consultar con un asesor de confianza puesto que la cantidad que te puedes ahorrar supera con creces el importe que tendrás que pagar a tu asesor en concepto de honorarios por realizarte tu declaración de la renta. Es importante mencionar también que aunque Hacienda tenga un servicio que facilita la realización de determinadas declaraciones de la renta, en el caso de que haya algún error en la misma, el responsable será el contribuyente independientemente de que haya sido personal de la Agencia Tributaria quien la haya realizado.

Si tienes cualquier duda o quieres comentar al respecto, puedes dejar tu comentario a continuación y trataremos de darle respuesta.

José Abascal 44 – 4º. 28003 – Madrid.

T. 91 395 28 89

Si te ha resultado de utilidad, por favor, compártelo 🙂