¿INVERTIR COMO SOCIO O MEDIANTE CUENTAS EN PARTICIPACION?


Cuando un proyecto necesita financiación generalmente se recurre a la entrada de nuevos socios, pero existen otras figuras jurídicas a través de las cuales un inversor puede participar en el proyecto sin necesidad de adquirir la condición de socio. 

En alguna otra entrada de nuestra web hemos analizado la figura de las cuentas en participación y cuál es la fiscalidad de las mismas. En esta ocasión analizaremos la fiscalidad de la retribución de un inversor en un negocio comparando dos opciones:

  • Inversor participe en el negocio como socio. Su participación en los beneficios del negocio se realizará mediante el reparto de dividendos.
  • Inversor participe en el negocio como partícipe mediante un contrato de cuentas en participación. 

Lo explicaremos con un ejemplo práctico. Supongamos que un inversor participa en un negocio aportando 200.000 euros sobre un total de 1.000.000 euros, por lo que su participación en el negocio es de un 20%. Si se obtiene beneficio le corresponderá el 20% del mismo. Analizaremos dos opciones. Por un lado, si participa en el mismo como socio y, por otro lado, si participa en el mismo como partícipe, mediante un contrato de cuentas en participación.

 

 

Como se puede apreciar el coste fiscal de repartir beneficio vía dividendos es muy superior al coste fiscal de repartir el beneficio mediante cuentas en participación. Esto es así, porque en el caso de las cuentas en participación el inversor percibe el 20% del beneficio bruto, es decir, antes de tributar ese beneficio en el IS. Ese beneficio atribuido al partícipe sería gasto para la sociedad por lo que reduciría la base imponible del IS. Sin embargo, en el caso de percibir el beneficio vía dividendos, el inversor percibe el 20% sobre el beneficio neto, es decir, una vez ha tributado en el IS, por lo que percibe menor importe.





 

Si analizamos la tributación conjunta de la sociedad y el inversor, vemos que si se opta por la figura de las cuentas en participación la tributación en conjunto sería inferior al coste fiscal vía dividendos.

Por lo que podemos concluir que a la hora de realizar inversiones en negocios siempre resulta interesante hacer un estudio previo para analizar cuál es la mejor fórmula jurídica para realizar esa inversión.

Si tienes cualquier duda o quieres comentar al respecto, puedes dejar tu comentario a continuación y trataremos de darle respuesta.

www.rbasesoria-madrid.com
info@rbasesoria-madrid.com

José Abascal 44 – 4º. 28003 – Madrid.

T. 91 395 28 89

Si te ha resultado de utilidad, por favor, compártelo 🙂

 

 

OTROS ARTICULOS PUBLICADOS


 

 

¿QUÉ SON LAS CUENTAS EN PARTICIPACIÓN?

El contrato de cuentas en participación es un contrato de colaboración por el que uno de los contratantes (partícipe) aporta bienes o derechos al otro (gestor), quien los hace suyos para dedicarlos a determinadas actividades empresariales o profesionales, que desarrollará en nombre propio, sin intervención alguna del aportante salvo en la percepción, en su caso, de las ganancias que se obtengan. El gestor asume la dirección de la actividad siendo partícipes ambos en los resultados de la operación en la proporción convenida.

 

¿QUÉ SON LOS PRÉSTAMOS PARTICIPATIVOS? ¿CUÁLES SON SUS VENTAJAS?

El préstamo participativo en un instrumento financiero el cual es una fórmula intermedia entre el capital social y el préstamo a largo plazo. Una de sus principales características es que su retribución está condicionada a la evolución de los resultados de la sociedad prestataria, pero veremos que tiene otras ventajas